Os encontráis a principios del año 1944 y formáis parte de un grupo de investigación secreta que estaba ayudando al desarrollo de una nueva arma que podría decantar la II guerra Mundial a favor de los aliados.
El único problema es que habéis sido capturados por los nazis, sentenciados a muerte y ocultados en una celda de esta Abadía Cruzcampo.
Por suerte, el Abad del monasterio, que forma parte de los combatientes italianos es vuestro aliado y os ayudará. Eso sí, antes debe asegurarse de que las personas salvadas sean las más hábiles en la resolución de pruebas lógicas.
El Abad es un gran maestro cervecero, por lo que ha decidido añadir un giro a estas pruebas y solo ayudará a escapar al grupo que resuelva los acertijos que les proponga. Para ello, deberéis demostrar vuestros conocimientos y gran pasión por la bebida que él tanto ama: la cerveza.
Esta actividad incluye la degustación de diferentes cervezas artesanales de Cruzcampo ( La Fábrica , Málaga) y Factoría , Sevilla)

Sobre el evento

INFORMACIÓN

Escape Room Cervecero

Fecha y horario: Domingo a las 17h

Lugar: Sala de Catas, anexa al salón de actos de FERMASA

Duración: 1h aprox.

Inscripción gratuita en el punto de información del GBF. Es recomendable estar 10 minutos antes del inicio de la actividad en la puerta de la sala de catas.

AFORO

Aforo limitado

IMPARTE
  • Jorge Varela Guntiñas: Maestro Cervecero y Maltero por la Escuela Superior de Cervecería y Malta. Tras estudiar la Licenciatura en Química, el máster en cervecería y elaborar multitud de cervezas en casa, entra en Heineken España a finales del año 2017 como maestro cervecero de Cruzcampo en su primera microcervecería en Málaga (La Fábrica). Jorge diseña y elabora a diario recetas nuevas para Cruzcampo y es un gran impulsor de la cultura cervecera en este proyecto.
  • María Picón Sánchez, Sevillana y cruzcampera de nacimiento, enamorada de Andalucía y la naturaleza. De formación ingeniera química, siempre interesada por el mundo cervecero el cual me sorprende día a día. Con comienzos en hostelería, he pasado de servir cañas a diseñar y elaborar recetas únicas con mucho acento. Lo mejor de este mundillo, la constante evolución, que obliga a un feedback y aprendizaje constante.